oriente.

La región Amazónica del Ecuador

con su gran parque nacional protegido de Yasuní, la fauna de Cuyabeno y la fauna de reserva, el protectorado de Huaorani, el parque nacional de Sumaco-Napo Galeras, la reserva biológica de Limoncocha y el parque nacional de Sangay proporciona las oportunidades sin precedentes jungla y tierra montañosa, con una gran diversidad en vegetación y especies de aves. Aquí se encuentran las más exóticas orquídeas, osos, pumas, aves cantoras, tucanes, reptiles y pájaros carpinteros. Es el lugar ideal para llevar a cabo investigaciones de tipo botánico, ecológico y zoológico. Si le gustan las largas caminatas, mientras escucha el sonido de las aves, los ríos y cascadas; y disfruta de acampar, éste es un lugar que no debería dejar de visitar.

Parque nacional Yasuní

Este parque está localizado en la provincia del Napo. Su extensión es de 9818 km2. Es un área biogeográfica muy importante donde la flora y la fauna endémica han sido preservadas desde el Pleistoceno (20.000 a.C). De acuerdo a la UNESCO más de 700 especies vegetales han sido identificadas, además de 500 especies de aves y 200 animales diferentes.
La exuberante flora y fauna de la jungla puede ser observada en este parque nacional. El río Napo es el acceso principal hacia este parque. Los indios Huaorani, habitantes del sector, junto con ambientalistas de todo el mundo han tomado parte de manera controvertida en el tema de la explotación petrolífera en ese sector.

Parque nacional LLaganates

 En este parque se encuentran  los paisajes más exóticos e inaccesibles del Ecuador, incluyendo montes, valles profundos , ríos, lagos, y muchas cascadas. La mayor parte del parque está cubierta de exuberante vegetación, y el clima es mayormente frío y lluvioso. Cerro Hermoso (4760 m.s.n.m) es la montaña más alta del área.
Los animales más comunes de esta reserva son el conejo de páramo, el sacha conejo, y la comadreja. Otras especies hermosas pero difíciles de observar son el oso de anteojos, el venado de cola blanca, venado de páramo, lobo de páramo, puma, tapir, gallo andino, y cóndor.
Muchos exploradores y aventureros han sido atraídos hacia este parque buscando el famoso tesoro de Atahualpa, que de acuerdo a la leyenda están escondidos en los Llanganates. Nadie ha encontrado oro todavía, peor un tesoro escondido, pero todo el que visita encuentra el tesoro del paisaje que se presenta en este fabuloso parque.


Want to Leave a Reply?